sábado, 12 de agosto de 2017

CANASTITAS DE ALCAUCILES (ALCACHOFAS)



Unas nuevas canastitas para nuestra colección. Podría decirse que soy DEVOTA de los alcauciles. Cuando tenía 8 años vivía en un edificio, en Palermo, en un primer piso a la calle. En el segundo piso vivía un nene de un año mas que yo, si mal no recuerdo, que se llamaba Raúl.
(Ahora que pienso, ese edificio signó mi vida con Raúles, por 2 motivos, pero esa es harina de otro costal, jajajaja!)
La mamá de Raúl me invitaba a la casa a jugar y un día me invitó a cenar porque se había hecho tarde. Sirvió unas cosas para mí, extrañísimas!!! Alcauciles. Mi madre jamás había hecho. Me los sirvió con un platito con aceite, sal y vinagre. ME ENAMORÉ DE LOS ALCAUCILES CON 8 AÑOS!!!!!
Y ustedes dirán qué les importa esto, pero bueno, cada vez que pienso en alcauciles pienso en esa familia y qué habrá sido de ella. Ojalá leyesen esto y me dijesen: Aquí estamos! Jajajajaja!!! :)

Sin mas!

Ingredientes: (12 canastitas)

  • 12 discos de masas compradas o VER AQUÍ
  • entre 6 y 10 alcauciles, depende mucho del tamaño. Yo tenía muy grandes y de uno salieron casi 4 canastitas, los muy chicos, tal vez dan para una. También si son carnosos o no, influye
  • 2 cucharadas panzonas de queso blanco (opción 3 cucharadas de aceite de oliva queda delicioso y eliminan el queso, y si es girasol, igual)
  • 150 gramos de queso en hebras tipo mozzarella o similar
  • sal a gusto
  • sésamo negro a gusto
  • pimienta a gusto y optativa
  • rocío vegetal o aceite en spray
  • harina para la placa
  • limón para el agua
  • sal gruesa a gusto

  • Preparación:

Lavar los alcauciles y cortarles los cabos. Ponerlos en una cacerola con agua hasta que cubra bien y el jugo de medio limón.
Hervirlos hasta que pinchando la parte del corazón, no se resista y esté tierno. Escurrirlos inmediatamente, dejando que escurran bien el agua boca abajo.

Cuando entibien o enfríen y puedan manipularlos, vamos a raspar hoja por hoja para sacar la parte tierna y la vamos reservando.
Le quitamos la pelusa pinchuda al corazón y lo ponemos junto a la parte tierna de las hojas.
Una vez que tenemos todo lo picamos o pisamos con tenedor, hasta que quede una especie de puré con tropezones (trocitos).


Le añadimos el queso blanco o el aceite (lo que elijamos, no las dos cosas) y el queso en hebras. Mezclamos muy bien.


Preparamos la placa de horno con rocío vegetal y harina y prendemos el horno al máximo. Vamos armando las canastitas y las vamos rellenando casi hasta el borde. Las colocamos en la placa y las espolvoreamos con unas semillas de sésamo negro.
Las llevamos al horno hasta que doren un poco. Las retiramos, dejamos bajar un poco el calor, y servimos. Glup!





Comparte en twiter

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.